domingo, 18 de septiembre de 2016

TIPOS DE INTERÉS NEGATIVOS, LA MAYOR ESTAFA FINANCIERA DEL MOMENTO


Recientemente en alguna parte de la prensa económica he leído que en esos momentos hay unos 10 billones de euros ( billones con "b" de burrada) en bonos con intereses negativos en el mercado, de los que se aprovechan los gobiernos en financiar sus deudas sobre-apalancadas, y encima cobrando a los inversores porque igual asi les financian sus despilfarros ( y por su fuera poco, con una fiscalidad asfixiante para el conjunto de la ciudadanía).



El mundo se ha puesto al revés, y desde el banco central europeo a través de Mario Draghi se han aprovechado de la ignorancia, desinformación y estupidez de la gente, así como consentir esa irracionalidad de pagar dinero por prestarlo y tenerlo depositado en un banco, de los que se aprovechan los gobiernos para financiar sus deudas, vía bonos de deuda pública a tipos de interés negativo, lo cual es un verdadero fraude y estafa a los ciudadanos. En realidad, para ser justos y hablar claro, el banco central debería de estar para defender y proteger los intereses de los ciudadanos, y no para ser el instrumento político con el que dar el pelotazo en la financiación de la deuda pública a través de la compra de bonos a tipos de interés negativos. La gente engañada, confundida y desorientada, en vez de dejar su dinero en la caja fuerte de su casa, prefiere más dejarlo en la caja fuerte del banco donde imagina que estará más seguro, y además pagar por ello, lo cual rompe con todas las escenas de la lógica, y cuando llegue el momento en el cual la gente empiece a darse cuenta de esta estafa política camuflada, la cosa corre el riesgo de estallar poniendo masivamente la venta de sus bonos, y su arrastre puede ser tal, que la mayoría de los fondos de inversión, así como los planes de pensiones expuestos a estos bonos de deuda pública van a registrar importantes perdidas, aparte de lo que ya se pierde con el pago de las comisiones por la teneduría de esos productos financieros. Por desgracia en esos momentos en los cuales incluso los mercados bursátiles siguen a la baja, pocas alternativas razonables de inversión quedan, y en alguna parte que no recuerdo bien he leído que la apuesta en fondos de inversión que inviertan a largo plazo en agua y compañías agrícolas podría considerarse, ya que en breve este planeta va a tener que dar de comer y beber a 10.000 millones de personas. Otras apuestas pasan por inversión en los nuevos materiales alternativos que aquí se haría muy largo de exponer y no se da el caso. Pero bueno, la verdad ha sido siempre que en cuanto a apuestas de inversiones se refiere, nunca ha existido una bola de cristal que deje vislumbrar el futuro con claridad.   



Lo cierto es que los tipos de interés en negativo son una gran estafa y fraude a los inversores y a los ciudadanos, y que reclama con urgencia una voluntad de corrección política para que el ahorro de los inversores pueda canalizarse hacia la financiación de la producción de riqueza y la creación de puestos de trabajo. Para ello, aparte de reformas fiscales en que los impuestos dejen de ser algo que asfixia, hay que poner un precio justo a los préstamos y a la compensación de los depósitos de ahorros. En mi opinión personal, ese tipo de interés se estima que esté alrededor del 6%, que es un tipo equilibrado, justo y nada usurero. De esta forma los inversores ven recompensados los ahorros que depositan en los bancos o en los mercados de bonos sean públicos o privados, y quienes toman prestado dinero de los demás pagan una cantidad razonable.



Lo que no puede hacerse es esa irracionalidad de estar en tipos de interés negativos, con los cuales los mercados no tienen claro la senda a seguir (entre otras cosas porque escapa a toda lógica de beneficio que es su verdadera esencia y finalidad, ya que nadie invierte ni apuesta si no es para obtener beneficio o rentabilidad), y con ello la confusión es tal que afecta en la economía dejándola en una negativa situación de incertidumbre. Hay que corregir ese mercado y esa economía de casino donde todo son apuestas, y de la que se aprovechan incluso los propios gobiernos con ese pelotazo de los tipos de interés negativos en la que los ciudadanos analfabetos de formación financiera pagan el impuesto camuflado de más, de pagar dinero al gobierno a través de los bonos para que sigan financiando los despilfarros de la deuda pública. Lo malo de todo eso es que aparte de manirrotos, somos ignorantes, y con ello aprovecha Mario Dragi en dar el pelotazo en favor de los gobiernos sobreendeudados y apalancados, en vez de favorecer a los inversores que es lo mismo que decir los ahorradores con la justa recompensa que merecen destinar sus ahorros en bonos o en depósitos bancarios. Ya sabéis: el dinero mejor dejarlo en casa.




Os dejo con el trailer de la película "La gran apuesta", que de alguna manera se reflejan los tejemanejes que hace el Banco Central Europeo de Mario Draghi para dar el pelotazo de los tipos de interés negativos y con ello lograr no solo la financiación de las manirrotas deudas públicas, sino que además los ciudadanos les financien por prestarles su propio dinero a través de los bonos a interés negativos con todo lo que supone de estafa y fraude: 


No hay comentarios:

Publicar un comentario